Las autoridades gubernamentales, los diferentes sectores económicos y la ciudadanía en general deben asumir como una responsabilidad propia el evitar en todo momento y lugar que a Nicaragua se le encasille dentro de la estigmatización que diversos organismos internacionales hacen de Centroamérica como una de las regiones m ás violentas del mundo.

Desde hace algún tiempo, diversos organismos internaciones, se empeñan en encasillar a todos los países de Centroamérica en un solo bolsón, en lo referido al tema de seguridad,lo cual perjudica, injustificadamente, la imagen de Nicaragua en todos los aspectos y constituye una falacia.

Nicaragua es el país más seguro de Centroamérica y uno de los más seguros de América Latina, así lo han reconocido los organismos internacionales. Sin embargo, existe una marcada tendencia a la generalización y la última muestra lo constituye el documento que acaba de publicar el Banco Mundial "Crimen y Violencia en Centroamérica: Un desafío para el Desarrollo.

El informe sintetiza las principales causas del incremento de la delincuencia y las posibles soluciones y afirma que la región en su conjunto registra una tendencia alarmante de violencia debido principalmente al narcotráfico, las maras y la facilidad para adquirir armas de fuego.

Señala que de acuerdo a las estimaciones de organismos de Estados Unidos, el 90 por ciento de la cocaína que llega a EE.UU. pasa por el corredor centroamericano.

El documento destaca que las tasas de criminalidad en El Salvador, Guatemala y Honduras se encuentran entre las cinco mayores en Latinoamérica.El Salvador tiene la mayor tasa de homicidios en Latinoamérica (58 por cada 100.000 habitantes).

En los países del Triángulo del Norte, Guatemala, El Salvador y Honduras, la tasa de homicidios se multiplicó de 20 por cada 100.000 habitantes a finales de la década de los 90, hasta 40 por cada 100.000 habitantes en 2007, según el estudio. En los llamados Países del sur, conformado por Nicaragua, Costa Rica y Panamá se registran tasas menores de 20 por cada 10.000 habitantes, precisa el estudio, para luego generalizar que en Centroamérica la tasa de homicidios se encuentra en 35,4 por cada 100.000 habitantes, en comparación al 20 por cada 100.000 en toda Latinoamérica.

Nicaragua anda muy por debajo de la media de Latinoamérica de 20 homicidios por cada 100,000 mil habitantes y está¡ lejos de ese 35.4 que se generaliza para Centroamérica. En el año 2007 tomado como referencia para el estudio del Banco Mundial, en Nicaragua ocurrieron 486 homicidios, para una tasa de 13 homicidios por cada 100,000 mil habitantes.

La jefa de la Policía Nacional, Aminta Granera recordaba recientemente, que en Managua, donde se registra el 40 por ciento de la actividad delictiva del país, ocurre un homicidio cada dos días, cuando tenemos capitales vecinas donde se dan 20 a 30 diarios.

El 75% de los homicidios en Nicaragua son por rencillas personales o por discusión en estado de ebriedad, sólo un 0.2% de los homicidios son por robos, y si tenemos un elevado (número), diría yo, 19%, por violencia intrafamiliar. Eso nos tiene que preocupar Aquí hay muy poco sicarito, yo no descarto nada, indicaba Granero.

De acuerdo al estudio del Banco Mundial algunos de estos homicidios son producto del accionar del narcotráfico, y de las maras existentes en Centroamérica con un total de 70.000 miembros.

En Nicaragua no existen maras lo que hay son pandillas juveniles, cuyo accionar delictivo es muy diferente al de las maras y la Policía Nacional ejecuta una serie de acciones preventivas entre los grupos juveniles.

Entre ellos destacan en el año 2010: la pacificación de 100 jóvenes que se han reintegrado a tareas productivas; la entrega de becas a 175 ex pandilleros, 55 de Estos se integraron a la alfabetización.

El trabajo de la Policía Nacional en ese sentido ha sido reconocido internacionalmente Creo que hay elementos centrales de la Policía nicaragüense que pueden ser muy bien replicados, recreados y adaptados, ya que tienen un tiempo suficiente en el que han mostrado éxitos, manifestó Freddy Justiniano, Coordinador Regional Residente del PNUD-Panamá pasado en un encuentro regional.

El narcotráfico, indica el estudio, es el principal factor de los crecientes niveles de violencia en la región. Los puntos neurálgicos del narcotráfico en la región suelen tener una tasa de criminalidad un 100 por ciento más elevada que las otras Áreas.

De acuerdo al estudio un kilo de cocaína recién producido arranca, en aproximadamente $1,000 en la costa de Colombia y aumenta rápidamente a medida que sube la ruta hacia E.U.A. llegando a $ 13,000 en Guatemala y por encima de los $ 30,000 en los Estados Unidos.

Para Centroamérica el monto de esas ganancias es alto. El total de toneladas de cocaína enviadas a través de la región equivalen a 14 gramos por cada uno de los países de Centroamérica, según el estudio. Una cantidad que en los E.U.A, de a tiene un valor de $2,300, más de la mitad de nuestro PIB per cápita, o sea, más de la mitad de lo que el país produce por habitante cada año y más de la mitad de lo que alguien con salario mínimo gana al año, por tanto con un poder de corrupción muy fuerte.

Nicaragua tiene una lucha constante contra el narcotráfico, lo que ha sido reconocido por organismos que trabajan en ese tema. En Nicaragua los resultados más importantes contra el narcotráfico en el año 2010, fueron; la desarticulación de 16 células que serví¬an como base social para el traslado de la droga de Sur a Norte; con relación al año pasado, que desarticulamos 11, fue un incremento significativo la desarticulación de estas 16 células.

La Policía incautó toneladas de cocaína, 4.9 kilogramos de heroína, metanfetaminas, pseu-doefedrina; 206 armas de fuego, al crimen organizado transnacional; y golpeo fuertemente su plataforma terrestre, al incautarles 339 vehículos, varios de los cuales ya han sido adaptados para convertirse en unidades de prevención policial móviles, que han sido ubicadas en diferentes puntos sensibles de la capital. Incautó 63 medios acuáticos,13 medios aéreos, y 74 inmuebles.

Además se emprendieron operaciones a los expendios internos. En el 2010 se realizaron 2,337 operaciones contra expendios de drogas a nivel nacional, lo cual produjo 2,035 capturados, y lo más importante es que 4.3 millones de dosis de crack y de cocaína.

La Policía reforzó el control de armas de fuego con el objetivo de disminuir la comisión de los delitos más peligrosos. Según el estudio, el costo de la criminalidad es de 2.291 millones de dólares para Guatemala (7,7% de su PIB), 2.010 millones para El Salvador (10,8%), 885 millones para Honduras (9,6%), 529 millones para Nicaragua (10%) y 791 millones para Costa Rica (3,6 millones).

Si bien es cierto que en Nicaragua ha aumentado el Índice delictivo, el incremento no tiene nada que ver con Guatemala, El Salvador y Honduras, por lo que los organismos internacionales deber án de dividir a Centroamérica en dos categorías para efectos de seguridad, porque Costa Rica, Panamá¡ y Nicaragua tienen situaciones muy diferentes a los primeros tres.

Las autoridades deberían de alzar su voz, contra la tendencia de organismos de meter a Nicaragua dentro de niveles de criminalidad que no le corresponden, porque de esa forma afecta su imagen de cara a la inversión, el turismo y la percepción que se tiene de los nicaragüenses.

No obstante, el cuidar el nivel de seguridad de que disfrutamos debe ser una responsabilidad no sólo de la Policía Nacional sino que de cada uno de los nicaragüenses, comenzando por valorar el trabajo de los oficiales, aunque ello no signifique hacer las críticas y señalamientos pertinentes para mejorar.